Más grande que yo

Screen Shot 2015-10-01 at 6.35.36 PM

Niko Collazo cantando en el nuevo álbum de Navidad

Recuerdo claramente el título de esa serie de enseñanzas en nuestra iglesia. La razón de por qué la recuerdo con tanta claridad? Pues, además de las razones obvias, es porque definió exactamente lo que sentí la primera vez que puse mis pies en FC.

Conservo esa tarde invernal en mi memoria como si fuera hoy mismo. No había colocado aún un pie dentro y exclamé: Impresionante! Lejos estaba de imaginar que esta iglesia se volvería en mi nueva familia, que el hombre sonriente que me estrechó la mano en la puerta se convertiría en mi pastor y alguien de quién aprendería mucho; y además, que me esperaba algo que realmente me excedía por mucho en todos los sentidos.

Como muchos líderes he enfrentado, varias veces, el desafío de estar bajo el liderazgo de personas que probablemente tengan menos cualificaciones, menos actitudes para el liderato o, por qué no decirlo, personas que probablemente no están en la posición de ministerio correcta. Eso, si eres maduro y aprovechas cada lección para formar tu carácter, muchas veces va dándote un anhelo genuino y limpio por formar parte de algo que sea mayor. Y no hablo precisamente en términos numéricos, sino que la visión sea tan grande como para apostarle el resto de tu vida, y tan inclusiva como para admitir a alguien con una cultura y trasfondo totalmente diferente.

Dios arregló todo para que en las próximas semanas tuviera la oportunidad de ser invitado a liderar la alabanza y ahí comenzó el proceso de cambio más grande que he sufrido en mi vida. Después de tener un ministerio reconocido a nivel nacional, varios estudios teológicos terminados y haber participado en la plantación de varias iglesias, uno puede llegar a pensar que ha recorrido una buena parte del camino, puedes pensar que tienes suficiente experiencia o que has llegado bastante lejos. Y de momento te vez en una de las 10 iglesias de más crecimiento en todos los Estados Unidos, rodeado de gente que te supera en títulos, conocimiento y experiencia. Sabes cómo se siente eso: INCREIBLEMENTE BIEN! Se siente como estar viviendo dentro de un sueño. Es impresionantemente bueno saber que Dios te ama lo suficiente como para seguir dándote oportunidades de crecimiento y cambio.

Si tuviera que resumir mi experiencia como pastor en Family Church en una sola palabra sería: crecimiento. Ser retado por algo mucho más grande y más trascendente que tú. Mayor que tu visión personal y que lo que hubieras podido alcanzar por tus propios esfuerzos. Iglesia Familiar es un lugar de crecimiento y desarrollo. Lo veo cada semana en los servicios y la adoración, lo veo en nuestras clases de discipulado y primeras conexiones, lo veo cada lunes en nuestro programa de formación de pastores y líderes; y dentro de la cabina de grabación rodeado de muchos de los más talentosos y humildes músicos que he conocido, así como cada miércoles trabajando con los niños y niñas. No muchos tienen la oportunidad de compartir con tantas áreas de ministerio todo el tiempo, yo sí, y créanme, todo es mucho mayor que lo que algún día soñé.

Pastor Niko

El nuevo álbum de Navidad de la Iglesia Familiar
itunes